Un nuevo análisis de ciencia marina revela una gran mejora en el conocimiento de la función del océano y de los impactos de origen humano

Mientras los estados se reúnen en la sede de Naciones Unidas para la última ronda de negociaciones hacia un posible tratado para el alta mar, un nuevo análisis científico sobre el océano demuestra de forma más clara que nunca la importancia de los servicios del océano, su rol fundamental para la humanidad y la velocidad y dimensión de los cambios ocurridos por el cambio climático y otros impactos humanos.
 
Científicos marinos del departamento zoológico de la Universidad de Oxford han analizado y sintetizado las conclusiones de 271 artículos de investigación relacionados con el océano publicados desde la cumbre de la Tierra Rio+20 en 2012, que había resaltado la necesidad de una protección legal para el alta mar. El objetivo de la síntesis es determinar cuanto ha aumentado el conocimiento científico del papel del océano especialmente en las zonas situadas más allá de las jurisdicciones nacionales, lo que llamamos el alta mar.
El informe ofrece una visión muy amplia del último conocimiento sobre el océano y su compleja red de funciones y sistemas. También resume las recientes investigaciones sobre los impactos antropogénicos debidos al cambios climático y otras presiones humanas como la pesca industrial y la contaminación de fertilizantes, y como interactúan.
Algunas de las conclusiones más relevantes de la síntesis incluyen:
- Reconocimiento de que el océano es mucho más diverso y complejo de lo que se había asumido hasta ahora, con grandes variaciones en especies, procesos e impactos, dependiendo de la ubicación. Eso significa que la modelización rigurosa de posibles futuros cambios –en capacidad de captación de carbono, de integridad de ecosistemas o abundancia de especies– requerirá una investigación mucho más importante y coordinada.
- Cada vez más evidencias demuestran que algunas regiones están alcanzando su momento ecológico crítico. Por ejemplo, en la cuenca oceánica de la Bahía de Bengala, donde más vertidos de fertilizantes agrícolas o más alteraciones ocasionadas por los cambios ambientales podrían crear una nueva zona anóxica, sin oxígeno disuelto en el agua. Las consecuencias de esto sería un impacto sobre el ciclo global del nitrógeno y perturbaciones de los ecosistemas de una región que depende en gran parte de la pesca para su subsistencia y seguridad alimentaria.
- Los impactos de la extracción mineral experimental en aguas profundas duran décadas, lo que subraya la necesidad de una documentación detallada previa a la explotación, así como una gestión prudente de las zonas explotadas.
- Indicaciones de un estrés creciente sobre el océano debido al cambio climático, lo que apunta a la importancia de desarrollar su capacidad de resistencia a través de las áreas marinas protegidas:
La abundancia del fitoplancton podría reducirse, impactando a toda la red alimentaria, incluidos los stocks de peces y el ritmo de sedimentación en el océano profundo.
El aumento de las temperaturas de la superficie del mar ha provocado la proliferación de las bacterias del género Vibrio, lo que ha sido asociado con el aumento global de enfermedades como el cólera, gastroenteritis, infecciones de heridas y septicemia.
- Plásticos de pequeño o gran tamaño se encuentran por todo el océano. Su impacto global es aún desconocido pero sus impactos ecológicos han sido demostrados. Esto es especialmente importante puesto que la producción y el desecho de los plásticos aumenta año tras año.
La doctora Lucy Woodall, coautora del informe, declara: “en los últimos 5 años hemos visto un cambio cualitativo en la tecnología y los métodos utilizados por los científicos para explorar nuevas áreas del océano. Vemos estudios cada vez más enfocados en la naturaleza compleja e interconectada de los procesos del océano y los impactos de origen antrópico. Es una buena noticia, pero revela también cuán vulnerables son muchos de los sistemas oceánicos y cuán poco sabemos”.
Peggy Kalas, coordinadora de High Seas Alliance declaró: “Este análisis subraya el avance extraordinario en el conocimiento del papel del océano y también el ritmo de los cambios que están ocurriendo. Deja más claro que nunca que los impactos humanos se están sintiendo a través de todo el alta mar, no solamente en las Zonas Económicas Exclusivas. Las dos principales conclusiones que salen de este informe son, por una parte, que necesitamos establecer urgentemente una gobernanza coercitiva para poder gestionar el alta mar de forma correcta, y por otra parte, que tenemos que tenemos que aplicar el principio de precaución para asegurar actividades humanas sostenibles”.
Sophie Mirgaux, negociadora internacional para el Ministerio de Media Ambiente de Bélgica dijo: “La ciencia es clara, las reservas marinas son necesarias para conseguir una verdadera resiliencia en el océano contra los efectos del cambio climático. El objetivo acordado por la comunidad internacional de llegar al 10% de áreas marinas protegidas en todo el océano no tiene que ser cuantitativo sino también cualitativo. Tenemos que ser ambiciosos y crear un sistema que permita el establecimiento de reservas marinas de gran escala. Bélgica ha iniciado una alianza de reservas marinas, con una Declaración Conjunta..”
Esta semana se celebrará la cuarta y última sesión del Comité Preparativo establecido por la Asamblea General de Nacionales Unidas Resolución 69/292 in 2015 para hacer recomendaciones en pos de un tratado coercitivo sobre la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad marina en las áreas más allá de las jurisdicciones nacionales. Este proceso llega tras una década de discusiones en el grupo de trabajo Especial de Naciones Unidas encargado de estudiar esta materia, y del compromiso por los gobiernos en Rio+20 en 2012 de tomar una decisión sobre el desarrollo de un nuevo tratado.
Sería el primer tratado dedicado a la protección y al desarrollo sostenible de la vida marina en el alta mar (que cubre casi la mitad del planeta).
El profesor Alex Rogers declaró: “Este análisis demuestra que hay pruebas más que suficientes para demostrar que el alta mar es una parte vital de la salud del océano y que necesita una protección rigurosa para asegurar que pueda seguir ofreciendo servicios fundamentales por el beneficio de nuestro planeta. Ahora el reto científico es trabajar con más velocidad, volumen y coordinación para ser capaz de modelizar los cambios potenciales debidos al cambio climático y otras influencias humanas que seguramente nos afectará a todos”.

Informe completo (en inglés): http://highseasalliance.org/sites/highseasalliance.org/files/HS%20Synthesis%20Oxford%20%28110717%29.pdf
Notas:
La síntesis, titulada “Funciones del alta mar e impactos antropogénicos – actualización científica 2012-2017” ha sido encargada por High Seas Alliance, una coalición de ONG que trabaja para asegurar un tratado coercitivo de gobernanza en las aguas internacionales que cubren casi el 60% del océano.
Para más información o para hablar con los autores, póngase en contacto con: Patricia Roy, patricia@ communicationsinc.co.uk, +34 696 905 907 - Imagenes: ‪Definición ABC‬ - ‪Biología‬



Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Ecofeminismo: “El patriarcado destruirá el planeta si no lo frenamos”