España: Playas Mar Menor: contaminadas y restrictivas

“Que el Mar Menor tienen un elevado índice de contaminación no es noticia. Pero sí lo es, que finalmente se les hayan quitado todas las banderas azules a sus playas, por no ser aptas para el baño y que, para colmo, en San Pedro del Pinatar comience a regir un Reglamento que, para los naturistas parece de otro siglo.”

El endémico mal de la contaminación El Mar Menor es la laguna de agua salada más grande de España. Está separada del mar Mediterráneo por La Manga, un brazo de tierra de 22 kilómetros altamente urbanizado. Este sitio, una vez paradisíaco, atrae a turistas y visitantes debido a sus aguas cálidas y claras y a los barros terapéuticos de sus costas. Pero el Mar Menor tiene un frágil sistema ecológico que, durante los últimos dieciocho años, los ambientalistas vienen advirtiendo que está en riesgo. En 2013, los científicos del Instituto Español de Oceanografía monitorearon los contaminantes que ingresaban al Mar Menor, a través de las ramblas y encontraron 70 tipos diferentes de contaminantes.

La principal fuente de contaminación parecen ser los productos químicos empleados por los agricultores locales, que llegan al Mar Menor a través de las ramblas. Los vertidos son una mezcla de insecticidas en verano y herbicidas en invierno. Pero hay más aún. El Mar Menor es una laguna de agua salada cuyo ecosistema es altamente sensible. El agua salada está siendo filtrada por los agricultores locales para irrigar la tierra y la solución de salmuera, junto con fertilizantes químicos, acaba nuevamente allí. La construcción excesiva y la industria turística también han destruido algunos de los procesos naturales, tan necesarios para el mantenimiento del ecosistema y su biodiversidad.

La organización ecologista ANSE y la institución oceanográfica nacional han investigado el año pasado la situación y hallaron que la diferencia entre el fondo del Mar Menor en 2014 y la del 2016 era lamentable y que las playas no deberían habilitarse para baños. Ahora, parece que las advertencias no atendidas han demostrado ser verdad. En los últimos años el Mar Menor ha perdido hasta la claridad de sus aguas y sufre un grave proceso de eutrofización causado por algas del tipo fitoplancton, cuyo crecimiento evita que la luz solar llegue al fondo, de manera que el 85% de la vegetación del lecho ha muerto.

La Adea (Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor), que es la encargada de otorgar a las playas habilitadas, la bandera azul, decidió este año, que 19 playas del mar Menor no eran aptas para baños, aunque la mayoría de los bañistas hacen caso omiso de tales advertencias.

San Pedro del Pinatar y su nuevo Reglamento
El 18 de julio comenzará a regir una ordenanza que velará por el “Uso y Disfrute de las Playas”. En ella se contemplan multas de hasta 750 € por jugar a la pelota, con palas u otras actividades que puedan resultar molestas a los demás usuarios. Tampoco se podrá pasear en bicicleta por la costanera (ni en los célebres tándems que caracterizan a la zona), ni abandonar la sombrilla en primera línea de playa y ausentarse, ni orinar en el mar (habría que ver cómo van a comprobar este punto los encargados de imponer las sanciones).
No se podrá practicar nudismo, ni siquiera en La Llana (que está aislada y tiene una arraigada tradición naturista), se prohíbe la venta ambulante, el uso de las playas con ánimo lucrativo, el empleo de jabón en el mar, la pesca, practicar surf en zonas de baños, hacer barbacoas o fuegos y verter contaminantes, entre otras muchas sanciones cuyas multas pueden alcanzar los 3000 €.

Fuente: Medio Ambiente

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente