El nitrógeno y la respuesta del suelo al cambio climático

Una de las consecuencias del cambio climático es la intensificación del ciclo hidrológico, es decir, más sequías y tormentas más intensas y frecuentes, lo que provoca un aumento en la frecuencia de los ciclos de secado y rehumedecido del suelo.
Investigadores de laUniversidad Pablo de Olavide, de Sevilla, en colaboración con investigadores de la Universidad de Coimbra, en Portugal, el Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC, Madrid) y el Cary Institute of Ecosystem Studies de Nueva York han publicado un artículo en la revistaGlobal Change Biology en el que se destaca el papel modulador de la deposición de nitrógeno sobre las respuestas de los suelos de bosques templados al cambio climático.
Una de las consecuencias del cambio climático es la intensificación del ciclo hidrológico, es decir, más sequías y tormentas más intensas y frecuentes, lo que provoca un aumento en la frecuencia de los ciclos de secado y rehumedecido del suelo. Siendo la humedad uno de los principales factores que controlan los procesos biogeoquímicos del suelo, estos cambios pueden afectar de manera importante a los ciclos del carbono y del nitrógeno, los microorganismos del suelo y la emisión de gases de efecto invernadero como dióxido de carbono (CO2), óxido nitroso (N2O) y metano (CH4).
Otro de los factores del cambio global que afecta a nuestro planeta es la alta deposición atmosférica de nitrógeno proveniente del uso de combustibles fósiles y la agricultura. Un exceso de deposición de nitrógeno puede afectar gravemente a los ecosistemas provocando desbalances de nutrientes, acidificación del agua y del suelo, eutrofización y/o mayores emisiones de N2O.
A pesar de su importancia como parte del cambio global, la interacción entre la deposición atmosférica de nitrógeno y los cambios en el patrón de precipitaciones no ha sido suficientemente estudiada, por lo que hay una gran incertidumbre sobre cómo el aumento de nitrógeno afectará a la capacidad del suelo de resistir al cambio climático.
Para responder a esta cuestión, los investigadores sometieron tanto suelos tratados con nitrógeno durante 15 años como suelos no tratados a diferentes frecuencias de ciclos de secado y rehumedecido, midiendo un amplio conjunto de variables que caracterizan el estado nutricional del suelo y su comunidad microbiana.
Los resultados señalan el importante papel de la deposición de nitrógeno como modulador de las respuestas de los suelos de bosques templados al cambio climático. De esta forma, la deposición de nitrógeno tendría la capacidad de atenuar los impactos producidos por el esperado aumento de los ciclos de secado y rehumedecido sobre importantes procesos del suelo, sugiriendo una clara interacción entre estos dos componentes del cambio global.

Referencia bibliográfica:
Lourdes Morillas, Jorge Durán, Alexandra Rodríguez, Javier Roales, Antonio Gallardo, Gary M. Lovett, Peter M. Groffman."Nitrogen supply modulates the effect of changes in drying-rewetting frequency on soil C and N cycling and greenhouse gas exchange". 
Imagen: www.iagua.es

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Ecofeminismo: “El patriarcado destruirá el planeta si no lo frenamos”